miércoles, 11 de marzo de 2009

Ahora que nos une la locura...

Zumbadores realizó el lanzamiento oficial del “Club de la peor especie” con una notable presentación en La Trastienda.



Al llegar a la calle Balcarce lo primero que se podía divisar era un inmenso trapo (con los colores celeste y blanco en la misma disposición de la bandera Argentina con el logo del colibrí zumbador) desplegado frente a La Trastienda y un grupo de chicos (y no tan chicos) con redoblantes y megáfonos haciendo alarde de su condición de seguidores más acérrimos de la banda.

La excusa del desembarco en La Trastienda era presentar “El club de la peor especie”, que además de ser un tema del primer disco de Zumbadores, es también el nombre que recibe el grupo de seguidores de la banda y como club que se precie posee sus socios con sus respectivos carnets (que fueron entregados antes del comienzo del show) del cual se puede formar parte registrándose en la web oficial del quinteto.

En el inicio, “Piernas de oro” condujo a un recorrido por las diferentes facetas del último disco (El Colibrí de 2008), que incluye el rock de “La ruta de los milagros”, el experimento electro-rock de “Corazón esponja” y “Forastero de plutonio”, y la esencia cancionera de “Sin cebador.”

Si bien “La chica de la luna” - con todas sus reminiscencias ricoteras - produjo un gran revuelo en el público, uno de los mejores momentos de la noche se plasmo durante una incursión por el reggae, que contó con el saxofonista Martín Duek para interpretar “Pastillitas” al que se le pegó “Reggae de amor y paz” de Sumo, haciéndose cargo de la voz, el guitarrista Sebastián Gibelli.

Zumbadores no necesita un líder carismático ni recurrir a discursos demagógicos, su máxima apuesta se exhibe arriba del escenario, con un cantante como Alejandro “Coco” Fassi (que en su andar cansino) se luce tanto en las baladas como en los temas más viscerales; con una dupla de guitarras constituida por Sebastián Gibelli y Tato Passet, uno aporta la estética mientras el otro virtuosismo; y una base, bajo (Saúl Firbank) y batería (Fresa Robic), tan sólida que hace posible desafiar las diferentes vertientes musicales.

El repertorio de la banda oriunda de Parque Chas se basó principalmente en su última placa (producida por el tecladista de Las Pelotas y La Portuaria, Sebastián Schachtel) con temas como “El pulso fanático”, “Sudoku”, “Roedor de mi corazón”, “Pequeño Samurai” y “Tu marioneta”, que privilegian el formato de canción sin perder el sonido rockero que los caracterizo en sus orígenes.

Dentro de los clásicos asomaron la contestataria “El ritmo de los condenados”, la versión sombría del tema “Ciervos, corzos y gacelas” de la Polla Record, el funk de “El club de la peor especie” y el rockito “Rock para titanes”, todos pertenecientes a «Frutilla y almeja», primer disco que data de 2004. Además, la lista incluyo los aires celta de “La forma en que me ves”, el tecno boogi “Psicodealer” y la historia tumbera “Temporada en el infierno”, todos de «Hijo de la barbarie» del 2006.

Al igual que lo hacen con su música, en una incansable búsqueda por diversificar su propuesta, Zumbadores vuelve a patear el tablero con una novedosa idea, devolviéndole a su gente un poco de la fidelidad que ellos demuestran en cada show.

FOTOS

VIDEOS
Sin cebador
El pulso fanático
Pastillitas - Reggae de amor y paz
Ciervos, corzos y gacelas

2 comentarios:

ARCHIVO CINE ONLINE dijo...

Hola !
Soy Intza de Archivo Cine Online, grácias por "seguirnos" , espero que te gusten las pelis que vamos poniendo.
Un saludo desde los Pirineos y hasta pronto!!!

Yo Extranjero dijo...

Felicidades por el blog y por lo de "La Voz", Gracias! ;-)