viernes, 23 de octubre de 2015

Boom Boom Kid: “Salgo a la calle a decir lo que me plazca”

Antes de presentarse en Groove, el músico, más visceral que nunca, habla de su nuevo trabajo, de sus viajes y de la autogestión. 

“Empecinados en ganar, estudian lo que vos queres y contratarán al teatrillo de hoy. Para la juventud, pan y circo señor. Se maquillaron muy bien, ya los veo. Tu Buenos Aires no huele muy bien. Se que van por vos. Quieren ser tu voz. Y robar tu luz (…) Tu Argentina huele a letrina”, grita Boom Boom Kid con una llamativa explicitud en “Gato encerrado”, primer corte de su nuevo trabajo “El destino de los malditos”. “Había una necesidad de expresarlo así. Yo no tengo nada que vender, salgo a la calle a decir lo que me plazca y tengo la música. Yo siento eso. Salió con una urgencia porque quería sacarlo antes de las elecciones y ahí está, en la calle”, explica Carlos Rodríguez, que a lo largo de los años ha adoptado diversos seudónimos: Nekro, Voom Vaan Kinder, Il Carlo, El Principito hardcore. 

Sin embargo los motivos que lo impulsan a componer siguen siendo los mismos de siempre como la “búsqueda del amor, de la paz, de la felicidad y la necesidad de buscar más oxigeno”. Además, el músico de 43 años advierte que las diferentes actividades artísticas que desarrolla junto a su banda funcionan como una “medicina”: “La escritura me viene por distintos estados de ánimo y cuando dibujo y pinto, hago los carteles, o las tapas de los discos, son momentos que necesito para no volverme loco”, afirma. 

¿Qué te inspiró a crear "El destino de los malditos"? 

Un poco todo este gato encerrado, como se llama la primera canción, que me tengo que fumar y que no me como. Y por eso mando a la tapa (que tiene una horca) a todos estos bichos feos. 

¿La tirada de "El destino de los malditos" se agotó en un fin de semana? 

Hicimos el single en forma digital y después se nos ocurrió hacerlo físico y con eso ayudar a estas personas que hacen una actividad muy noble y bonita que es recuperar animales que fueron castigados por nosotros, los seres humanos y le buscan un hogar donde le dan amor, calor y cariño. Entonces a mi no me costaba nada hacer el single, ponerlo a la venta y que la gente que nos sigue, si tenía ganas de ayudar con la cifra mínima de 30 pesos, podía llevarse un single limitado. Por eso se agotó tan rápido en dos conciertos. Y compramos casi 400 kilos de alimento, que no es poco. Estoy contento, por suerte lo pude hacer. 



¿Cómo surgió la idea del video de “Gato encerrado”? 

Soy fanático de Fu-Manchú, que fue un mago que entre todas sus genialidades hacía sombras chinescas. Ferlin, el mago que aparece en el video, hace las mismas sombras que hacía Fu-Manchú. Tenía ganas de contar la historia para que no se apague la vela de Fú, que me dio tanta alegría y me gusta mucho todo lo que hizo. También busqué la manera de ampliar lo que quería decir por intermedio de imágenes, por eso todo el tiempo las manos se transforman y no son lo que ves. Y bueno termina con un broche de oro. La idea es mía, lo filme y lo dirigí yo. 

Al igual que en los comienzos seguís siendo cultor del “Hazlo tu mismo”… 

Hago las cosas de a poco, con los medios que tengo. Hago todo yo entonces es muy difícil. A veces con la colaboración de amigos, que dejan de hacer sus cosas para darme una mano. Tengo un sello pero el sello soy yo y hago todo, desde la tapa del disco, la letra de la canción, mis músicos la cocinan obviamente (es la parte más importante de la canción porque son los que le dan la forma). Entonces es difícil hacer todo y, aparte, vivir. A veces derivamos porque hay cosas que no puedo hacer o me deliro, termino un disco y ya estoy pensando en el otro, y capaz que ni salgo a llevar los discos a todos lados como tendría que hacer para que el mensaje tenga más ampliación. En ese momento que tengo que tirar la piedra para que haga la onda expansiva, no la tiro, ya estoy buscando más piedras. 

En breve estarás emprendiendo una gira por Japón, ¿Que es lo que te motiva a viajar allí?

Mi curiosidad más que nada. Voy a ir a ciudades como Osaka, que no había ido y viene a ser como nuestra Mar del Plata. Es muy probable que intente hacer surf ahí. Me encanta mucho el cine que se hizo ahí, las bandas de rock que salieron y soy amante de la cultura: Me gusta Miyazaki, el cine oscuro de terror y también los monstruos (Ultraman, Gamera, Godzilla). Es la cuna de todo eso y me voy como loco. 

¿Cómo te conectas con la cultura de los lugares que has visitado? 

Me gusta ir a los supermercados o a los mercados que venden comida típica y la esta haciendo la gente. Voy informándome de la música que existió en los 40 o 50, trato de comprar esa música para ver que pasó. También la poesía, el cine, idiomas originarios, quien piso esa tierra. 

Después de tantos años viajando ¿Cuál es tu lugar en el mundo? 

Mi casa porque nunca tuve una y ahora tengo un espacio en donde se que si me quedo dormido, no me van a pegar una patada porque me tengo que ir. Yo se lo que es no tener un lugar donde dormir en invierno y es heavy. Ahora tengo un lugar y eso está bueno, me costo mucho. 

El próximo sábado 24 de octubre, a las 18, te vas a estar presentando en Groove, ¿Qué nos podes adelantar del show?   

Habitualmente tocamos entre 45 y 50 canciones sin parar y, el sábado, vamos a tratar de incluir un quiebre metiendo algo acústico, quizás. Capaz haya que algún invitado sorpresa, algún chico que haya tocado conmigo en el pasado. Pero no de Fun People, sino de Boom Boom Kid. 

¿Por que la aclaración de que el invitado no es de Fun People?

Porque la gente quiere revivir los muertos, las series se zombies son muy famosas. A la gente le gusta todo lo relativo a la muerte y yo no soy un muerto vivo. Estoy vivo todavía.